La presión ocular y el glaucoma

Glaucoma

glaucoma1.jpg

 

Entre las causas más destacadas que pueden producir el glaucoma se encuentran: la miopía alta, ciertos traumatismos, haber sido intervenido por problemas oculares y la presión ocular elevada. Esta es en la actualidad la segunda causa de ceguera y suele afectar fundamentalmente a las personas mayores de sesenta años, a pacientes que tienen antecedentes familiares directos y a personas de raza asiática y negra. Por ello queremos destacar la importancia que tienen los exámenes oculares periódicos y el control exaustivo de la presión ocular con el fin de poderla reducir y controlar adecuadamente mediante una detección precoz, durante la primera fase de la enfermedad.
El pasado mes de marzo, el Instituto de Microcirugía Ocular de Barcelona ha publicado un detallado informe sobre el glaucoma y la presión ocular que os pasamos, dado el interés que puede tener en el terreno preventivo.

«Con motivo del Día Internacional del Glaucoma, que se celebra mañana, 12 de marzo, el Instituto de Microcirugía Ocular de Barcelona (IMO) recuerda que reducir la presión ocular en las primeras etapas del glaucoma frena la enfermedad y ayuda a proteger la visión. Por ello, destaca la importancia de someterse a revisiones periódicas de la visión (anuales entre la población de riesgo, como los mayores de 60 años, las personas con antecedentes familiares y las de raza negra o asiática, y bianuales en el resto de la población) y ofrece exámenes gratuitos hoy, miércoles 11 y mañana, jueves, 12 (información adjunta).
Estas exploraciones oftalmológicas son un instrumento muy importante para la detección precoz de la enfermedad, ya que arrojan resultados sobre aspectos directamente relacionados con el glaucoma, como el nivel de presión intraocular, el grosor de la córnea, la morfología y características del nervio óptico o la existencia de determinadas patologías asociadas, como miopía alta, uveítis, traumatismos, retinopatía diabética proliferativa o trombosis en la retina. Estos problemas oculares, junto con ciertas intervenciones como el transplante de córnea, aumentan el riesgo de desarrollar glaucoma.
El glaucoma engloba un grupo de enfermedades que provocan un daño progresivo del nervio óptico, con una consiguiente disminución del campo visual, que puede llegar incluso a ser una pérdida completa de visión, si el paciente no se trata.
Actualmente, supone la segunda causa de ceguera en el mundo y afecta a alrededor de un millón de personas en España. Pese a las campañas de prevención, la mitad de los pacientes con glaucoma no sabe que lo tiene, porque generalmente no produce dolor, ni pérdida brusca de visión, ni otros síntomas que hagan sospechar al afectado.
La principal arma con la que cuentan los especialistas para frenar el avance del glaucoma es la prevención y el tratamiento con fármacos (básicamente, colirios), con láser o con cirugía, si bien estas medidas no logran devolver la visión perdida. Los tratamientos se orientan a reducir la tensión ocular, mediante sistemas que permiten reducir o drenar el humor acuoso, un líquido contenido en un espacio del ojo llamado cámara anterior, del que este líquido entra y sale constantemente, manteniendo así estable la presión intraocular. Los afectados por el glaucoma tienen dificultades para que el humor acuoso salga de la cámara anterior, lo que provoca un aumento de la presión intraocular y, en la mayoría de los casos, el consiguiente daño al nervio óptico.
Para aclarar conceptos básicos y desterrar falsos mitos alrededor de esta dolencia, el IMO ha editado una hoja informativa que recoge 8 claves sobre el glaucoma (adjunto), en el que destaca que:
1. Afecta a un millón de personas en España.
2. Su incidencia crece a medida que aumenta la edad.
3. El único factor de riesgo conocido y contra el que se puede luchar es la presión intraocular alta.
4. No existe una cifra ideal de presión intraocular: es individual para cada persona.
5. Existen algunas situaciones oculares especiales asociadas a la enfermedad.
6. No produce dolor.
7. El enfermo no es consciente de que padece glaucoma hasta que ha perdido el 80% de l campo visual.
8. No tiene cura, pero se puede frenar con tratamiento.
Asimismo, el IMO ha elaborado un informe para dar respuesta a las principales consultas sobre la enfermedad (adjunto) y ha organizado una sesión informativa sobre esta patología, que tendrá lugar mañana, jueves, a las 13.00h. (C. Munner, 10. Barcelona).»

Haz tu comentario en relación con La presión ocular y el glaucoma y por favor respeta las siguientes normas: No hagas SPAM, no emplees lenguaje SMS, trata de expresarte bien y no faltes al respeto de otros lectores. Si quieres ponerte en contacto con nosotros en relación con La presión ocular y el glaucoma o con Cirugía estética hazlo aquí. Gracias.
¿Te ha gustado La presión ocular y el glaucoma? Pues díselo a tus amigos, compártelo con todo el mundo:
Compártelo: