Volver
Compartir

Rejuvenecimiento facial con toxina botulínica

Cirugía estética . Información amplia y de interés sobre cirugía plástica y estética

Rejuvenecimiento facial con toxina botulínica

Uno de los tratamientos que prometen el rejuvenecimiento facial es aquel que emplea la toxina botulínica, mejor conocida por la marca comercial Botox®. Tomando en cuenta que se trata de un compuesto que debe inyectarse bajo la piel es recomendable estar bien informados sobre el procedimiento que involucra su aplicación y los cuidados que debemos tener como usuario del rejuvenecimiento con toxina botulínica.

Una toxina con usos estéticos

La toxina botulínica es como su nombre lo sugiere una toxina, producida por la bacteria Clostridium Bootulinum. Además de su más reciente uso en estética que luego explicaremos, también es considerada como un arma química extremadamente peligrosa en dosis que afortunadamente no encontraremos para su uso estético. Aplicado en el tejido humano la toxina botulínica tiene un efecto paralizante sobre los músculos. Y esta es la base de su uso para la estética sobre todo para eliminar las arrugas faciales. Así esta forma de borrar las arrugas es una forma de presentar un rejuvenecimiento facial que muchos y muchas anhelan.

Aplicación simple pero de cuidado

Antes de explicar la forma de aplicación en el rostro debemos hacer hincapié que su manipulación y administración debe estar a cargo de un médico con la suficiente experiencia en tratamientos estéticos. La aplicación se resume en inyectar la toxina botulínica diluida directamente en los músculos que deseamos paralizar mediante una aguja muy fina. La atención se hace especial sobre los músculos que a través de la expresión facial dibujan las poco deseadas arrugas, sobre todo aquellas que se presentan en el tercio superior del rostro.

Rejuvenecimiento facial temporal

Desde la aplicación desde la toxina botulínica hasta la apreciación de los efectos transcurre un tiempo promedio de 4 días. Consolidándose el efecto a la semana. Hay que tener muy en claro que el efecto no es permanente. Por lo general 4 meses es un buen promedio. Independientemente del tiempo del efecto se recomienda respetar un tiempo prudencial de 6 meses entre aplicaciones.

Por último como toda administración química se debe mantener una buena comunicación con el médico o clínica estética tratante ante cualquier aparición de efectos secundarios que embarguen complicaciones y riesgos (hemorragia, espasmos musculares, problemas de visión, infección, asimetría, alergias y problemas al tragar).

Solo recuerde, que el rejuvenecimiento facial con toxina botulínica es un tratamiento estético temporal que mejora la apariencia del rostro en cuanto a la aparición de arrugas, pero que deberá ser administrado por personal médico calificado.

 Foto: flickr.com/photos/vancouverlaser/4036024362
¿Te ha gustado Rejuvenecimiento facial con toxina botulínica? Pués díselo a tus amigos, compártelo con todo el mundo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Haz tu comentario en relación con el tema Rejuvenecimiento facial con toxina botulínica y por favor respeta las siguientes normas: No hagas SPAM, no emplees lenguaje SMS, trata de expresarte bien y no faltes al respeto de otros lectores. Si quieres ponerte en contacto con nosotros en relación al reportaje Rejuvenecimiento facial con toxina botulínica o con Cirugía estética hazlo aquí. Gracias.

¿Quién es Galileo ?

Ver otros artículos de

2.1.0